El viaje a Nueva York

new-york-668616_1920Creo que prácticamente nadie, le haría el feo a que le regalaran un viaje a NY. Sinceramente entiendo por que, pero más allá de la ilusión de ir a un sitio que nunca has ido, os hablo desde la añoranza de poder volver a ir a esta magnífica ciudad y disfrutar durante unos días paseando con mi pareja. 

Nueva york es una ciudad sobrecogedora que te absorbe desde el primer minuto. Cuando pisas la isla de Manhattan y te vas acercando a Times Square tu mundo empieza a empequeñecerse y te das cuenta de la magnitud de la ciudad. Te sientes feliz por estar allí, pero al mismo tiempo te absorbe el sentimiento del “enanismo”, vaya que te sientes como una hormiga, pero de las pequeñas. He estado en otras grandes ciudades del mundo como por ejemplo en Sao Paulo, pero nunca tuve ese sentimiento en ellas. Nueva york tiene algo especial que te revuelve por dentro. 

 

La ciudad que nunca durme.

Esta encantadora ciudad además esconde encantadores rincones, bares, restaurantes y locales que te cautivarán tal y como entres en ellos. Entrarás en ellos y no te sentirás un estraño, posiblemente por que en Nueva York no se conocen entre ellos o por que ya están curados de espantos, pero en resumen te encontrarás como en casa vayas donde vayas de la isla de Manhattan.

nueva york

Mil cosas por hacer

En Nueva York no existe el tiempo para el aburrimiento, tienes que visitar mil cosas, no hay tiempo para verlo todo en una semana. Yo mismo me tiré un dia entero en el museo de historía natural, viendo esta espectacular colección y tube que pasar corriendo la última sala por que me cerraban el museo. Así que recomiendo a los amantes de los animales y la naturaleza dos opciones: una es ir por faena y no entretenerse mucho para que te de tiempo a verlo todo o si por lo contarario quieres disfrutar del museo hasta el último rincón, dedícale un par de días de tu viaje.